TurElda, tu guia de ocio en Elda
La Ciudad en tu Bolsillo
Gachamiga
Toña

Los platos típicos de la gastronomía eldense son similares a los del resto de las comarcas del Vinalopó, deleitándonos con una oferta gastronómica muy sabrosa y atractiva, con reconocidos restauradores, varios restaurantes de élite y la celebración de jornadas y rutas gastronómicas con gran acogida.

En bares y restaurantes podrás encontrar entre nuestros típicos aperitivos las Gildas, papas de bolsa con boquerones en vinagre por encima, el Capellán con tomate, bacaladilla seca desmigada que previamente se asa, (pasándola directamente por el fuego o por la brasa) y el queso frito, queso blanco fresco que se fríe en ocasiones con tomate.

También es conocido el Moje, plato frío de verduras asadas (tomate, pimiento, cebolla…) y bacalao todo desmenuzado. Son características también las cocas de sardina y tomate, de migas y las empanadillas de patata o pisto, que son muy comunes en distintos tipos celebraciones.

En los almuerzos, y más en las excursiones al monte, son muy comunes los embutidos, sobre todo la longaniza blanca y de Pascua y la guarra, y las habas tiernas que se toman crudas  como acompañamiento.

Entre las frutas destaca por su calidad la uva de mesa blanca, que cuenta con la denominación de origen Uva de mesa Embolsada Vinalopó.

Una gastronomía muy variada y saludable basada en la dieta mediterránea, en la que podemos resaltar entre los platos eldenses más representativos, además de la paella y el arroz con conejo y caracoles, los siguientes:

Las fasiuras o rellenos. Son pelotas de carne picada de cerdo, sangre fresca, pan, huevo, perejil, pimienta, piñones y limón rallado cocidas en caldo de cocido.

El fandango, un guiso a base de bacalao desalado, ñoras, patatas, tomates, cebolla y pimentón.

La gachamiga, que se suele hacer en las salidas campestres, así como en actos festivos, con harina, aceite, ajos, agua y sal. También es común añadirle longaniza troceada.

Los gazpachos, hechos con tortas de harina desmigadas, acompañadas con pollo, conejo, setas y caracoles aromatizados con pebrella, una hierba común en nuestros parajes que aporta sabor de monte. Se sirven colocando un trozo de la propia torta en el fondo del plato que después hay quien la acompaña con miel.

Habichuelas en salsa cocinadas con hueso de jamón, chorizo, tomate, cebolla, ajos, pimentón y pimienta.

La ollica, con legumbres (que pueden ser arroz, lentejas, garbanzos, habichuelas) con patatas, pencas y hortalizas, que era muy popular en épocas de escasez por su bajo coste,

Perolico de arroz cocinado al horno con patatas, tomate y una cabeza de ajos.

Ajo y levas a base de carne (manitas de cerdo, ternera, morcilla...), garbanzos, cebolla, patatas y pan tostado cubierto con salsa de all i oli.

Fritá, compuesta por carne frita (conejo, pollo, magro…) con tomate y piemiento que se puede tomar en frío o en caliente.

En cuanto a repostería tampoco nos quedamos atrás, contando con el maestro pastelero más reconocido de España y uno de los máximos exponentes a nivel mundial, Paco Torreblanca.

En cuanto a nuestro producto estrella podemos destacar la toña, muy tradicional en los almuerzos eldenses de los fines de semana, así como la Mona de Pascua. También es típica la toña de patata (igual que la anterior pero con patata cocida).

Como bebidas son muy típicos los vinos de la comarca, la mistela, y en verano bebidas refrescantes como los granizados de limón y cebada.

Camino de convertirse en una tradición centenaria ¿quién no conoce el mezclaíco ? se trata de un clásico que nunca falta en los aperitivos durante las Fiestas Mayores. Una bebida acuñada por los eldenses, a base de vermut rojo, picón y un chorro de sifón, que se toma bien frío con rodaja de naranja o limón y una aceituna rellena. 

Cargando, espere por favor...