TurElda, tu guia de ocio en Elda
La Ciudad en tu Bolsillo
Toponomia Elda

Fruto de una dilatada historia de casi mil años como población, Elda cuenta con una rica y variada toponimia a lo largo y ancho de su término municipal. En sus partidas y parajes rurales, en sus montes y en sus ramblas atesora uno de los más valiosos patrimonios que pueda albergar cualquier comunidad: el nombre de los lugares. Nombres heredados de siglos anteriores y transmitidos oralmente de padres a hijos durante generaciones. Así en Elda podemos encontrar topónimos de todas las culturas de las que los eldenses hemos participado.

El propio nombre de Elda, de indudable origen ibérico y que hacía referencia al poblado del Monastil, fue pronto latinizado bajo la forma Ad Ello o Ad Ellum, tal y como aparece en los itinerarios romanos que describen la Vía Augusta que comunicaba Roma con Cádiz. Topónimo que fue arabizado, según se cree bajo la forma Iyya, hasta mediados del siglo XIII cuando, una vez producida la conquista castellana vemos reaparecer el topónimo latino como Ella (castellano) o Etla (catalán) hasta su pronta fijación en el siglo XV como Elda.

En este sentido, carece de base documental o científica la pretendida denominación ibérica (Idella) y árabe (Dahellos), tan arraigada en el nomenclátor del callejero y comercio eldense.

Pero junto a ese topónimo prerromano, latinizado, arabizado y vuelto a latinizar, Elda conserva un rico patrimonio tanto de origen árabe como latino postconquista. Así encontramos toda una serie de nombres de clara etimología árabe, como las Agualejas, Monastil, Alfaguara, Jaud, Almafrá, etc., que catalanizados primero y posteriormente castellanizados han llegado vivos hasta nuestros días. Junto a ellos, también conservamos toponimia de raigambre morisca, como Melic (Milich era el apellido de una de las mas importantes familias moriscas eldenses); así como topónimos usados desde hace siglos como Bolón o Bateig, ya atestiguados en el siglo XVI; o en el siglo XVII, caso del Campico (Campet), o en el siglo XVIII (Puente Nuevo), o en el siglo XIX, partida del Doctor Rico, camino de los Dolores, Altico del Gordo, etc.

Cargando, espere por favor...