TurElda, tu guia de ocio en Elda
La Ciudad en tu Bolsillo
Camara
Caserío de CamaraBolónBarrancadasBateigPocico AlonsoErmita Las CañadasPantano

Rodeando el casco urbano encontramos tres caseríos: Las Cañadas, El Chorrillo y La Jaud, y algunos montes de escasa altura y vegetación, destacando el Monte Bolón y la Sierra de Camara como las dos montañas más importantes de Elda. Junto con ellos y completando el arco montañoso del municipio tenemos el Altico del Gordo, la Melva, la Torreta y el Monastil, ninguno de los cuales alcanza la cota de los 600 metros.

Bolón, con 657 m. de altura, separado de la ciudad por el río Vinalopó. Destaca por su relevancia histórica, por los restos encontrados de un poblado de la Edad del Bronce una necrópolis.

El Monte Bolón también es conocido por la tradición que el Centro Excursionista Eldense inició en 1959, y que consiste en descender desde la cima con antorchas la tarde noche del día 5 de enero, las cuales simbolizan la estrella que guió a los Reyes Magos. Por último destacar la Cruz de Bolón, un momento metálico erigido por el mismo Centro Excursionista en una formación rocosa en memoria de los montañeros fallecidos.

Camara. Macizo con la máxima altura del término con 838 m. En su vertiente norte encontramos algunas zonas de pinares, mientras que en el sur destacan las Peñas de Marín (696m.) que se prolongan a través de las lomas de Prats, cuyo punto más elevando es el Picacho (639m.).

En este monte encontramos dos parajes a destacar, El Caserío de Camara, situado en la Cañada Real de Andalucía a Valencia, un antiguo lugar de paso de los rebaños trashumantes, y un nacimiento de agua muy popular conocido como “Pocico Alonso”.

Existe un dicho popular que pronostica lluvia según el cual “cuando Camara se enoja, Elda se moja”, refiriéndose a la oscuridad causada por la silueta de la montaña sobre la ciudad antes de una tormenta.

Peñas de Marín. La elevación tiene una cueva bastante grande, no por su profundidad sino por su amplitud de boca. Fácilmente accesible en coche desde la carretera local que va de Elda a Sax, tras pasar el puerto de la Torreta, cuenta con dos zonas de aparcamiento cercanas.

Las "Peñas de Marín. Escuela Escalada" se ha convertido en una de las escuelas de iniciación de escalada más visitadas de la zona, con una zona de escalada clásica con vías de 2 largos y unos 60 metros (“Peñas de Marín”), y varios sectores de escalada deportiva (“El Marín”) con buen equipamiento y diferentes orientaciones que permiten la escalada durante todo el año.

Las Barrancadas. “Las Barrancás” es un terreno ondulado que adquiere dicha denominación por sus numerosos barrancos que, cuando llueve, desaguan en la rambla del Derramador. Como en Camara, se da una vegetación de pinar y supone la divisoria entre los términos municipales de Elda, Salinas y Monóvar. En muchos mapas figura como Sierra de la Umbría.

Bateig. Se extiende desde el Reventón hasta el límite con Novelda (551m.) y sorprende lo bien cuidado y perfectamente delimitado con piedras que están sus senderos, gracias a la labor de varios excursionistas que durante años se ocuparon de colocarlas piedras a lo largo de los bordes del camino, así como de cuidar la zona mediante labores de desbroce. Llama la atención un cúmulo de piedras que marca el final del sendero, en cuyo interior se eleva un monolito con una placa con el nombre de los autores de dichos trabajos desinteresados.

El Pantano. El embalse de Elda es uno de los más antiguos de España, construido en el siglo XVII. Aunque actualmente dicha presa está en desuso manteniéndose sus compuertas abiertas, la zona del Pantano es relevante porque alberga uno de los bosques de taray (Tamarix gallica) más importantes de la Comunidad Valenciana, que hoy constituye el objeto principal de la reserva de protección ecológica, estando incluido desde 2.002 en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana elaborado por la Conselleria de Medio ambiente.

Cargando, espere por favor...